El Pont Flotant en Gasteiz. Taller intergeneracional sobre el escenario.

En la ronda de nombres Jesús Muñoz, actor de El Pont Flotant, dice estar espeso. Lleva dos vuelos a sus espaldas y se le atasca algún nombre que otro. Nos estamos conociendo. “Hay alguno que no he oído nunca”, resalta con una sonrisa. Es curioso que hoy, justo, hoy que acaba de aterrizar en Loiu con  alerta roja por fuertes vientos, se le atasque una y otra vez… “¿Cómo era?”…Hai…Hai..,Haizea!

 
 “El hijo que quiero tener” es una creación colectiva de la compañía valenciana El Pont Flotant. La obra parte de la reflexión que los propios integrantes del grupo hacen acerca de ser padres y de la educación que dan/deben/debieran dar a sus hijos.
Allí a donde van a actuar convocan a gente de diferentes edades para realizar un taller intergeneracional gracias al que posteriormente los participantes toman parte en el montaje de la obra. Una acción muy generosa por parte de la compañía, incluso  temeraria me atrevería a decir… Una confianza plena en  un grupo nuevo y cuatro días de clase para montar nuestras escenas…
 Jesús Muñoz ha llegado esta misma tarde de Palma de Mallorca donde han realizado la última función. Se presenta con una sonrisa y una vez sosegada pese al trajín de vuelos y traslados. Ronda de nombres.Somos unos 24.La mayoría mujeres,tres hombres, y siete niñas. Edades que abarcan desde los 70  a los 7 años. No hace falta saber sobre técnicas actorales, remarca Jesús. Vamos a intentar ser nosotros mismos en el escenario.
 Hoy es el día en el que salimos al escenario. Debemos guardar silencio hasta nuestra salida a escena. Nos cuesta estamos muy nerviosas. Lo disfrutamos y al final todo sale bien, muy bien. El público aplaude emocionado.  La paciencia, generosidad  y didáctica de Jesús, Pau Y Alex, durante el taller es de agradecer. Lo cuatros días han volado, tal y como seguirá haciéndolo también El Pont Flotant con su obra de ciudad en ciudad, esperemos vuelvan a aterrizar por aquí muy pronto. Hasta entonces agur eta ondo segi!
Josune V.M.

Deja un comentario