Soñemos que jugamos

can-we-talk-about-this

Soñar es gratis,
soñemos pues,
soñemos que las sillas tienen patas
pues patas tienen 4,
y que como patas éstas se mueven
y nos transportan y nos transforman
sin que notemos su presencia ni su movimiento.

Dejemos que el mundo siga su curso,
su ritmo y su transformación.
Que el movimiento fluya y nosotros con él.

Que no nos pare nada
y que no paremos a la nada,
porque la nada también fluye,
incluso más que el todo,
porque la nada está sola y libre
mientras que el todo está lleno,
abarrotado y sin espacio para pensar.

Soñemos pues que somos nada,
que somos libres, que somos aire…
y juguemos.

Soñemos que jugamos y juguemos a soñar.
A soñar con un mundo
que se mueve a nuestro paso
pero no con el paso nuestro,
sino con el suyo propio.
¡Qué importa que sigamos otro ritmo!
¡Qué importa que nos de miedo montar!

Mientras no frenemos su paso con nuestro lento caminar,
o con el estrés de nuestros actos,
de nuestra vida y del pensar.

Juguemos a no pensar.
Soñemos con no pensar,
con ser nada, con fluir, sólo fluir.
Si soñamos que jugamos,
jugamos a soñar,
soñamos con mirar,
con ser nada y no pensar;
podremos disfrutar
y movernos y observar
y mirar y escuchar
y oler y degustar
y ser alguien y bailar
y ser todo y conversar
y tomar un té
y esperar
y estar quietos…

y respirar…

y ser alguien…

y bailar…

Sobre todo, bailar.

Texto inspirado en la pieza de
DV8 Physical Theatre 
Can We Talk About This?

Naiara H.

Deja un comentario